Dios y yo somos amigos en Juliaca

Dios y yo somos amigos en Juliaca

Llovía copiosamente y la oscuridad de la noche no nos permitía encontrar el camino, pero de pronto el bus con los niños llegó y ellos sí conocían el camino a Paraíso.  Sí, el Campamento Paraíso, y cómo dice su nombre era un lugar muy agradable y con el ramillete de niños y niñas bajando del autobús estábamos en Paraíso, listo para empezar nuestro campamento.

Niños de diferentes lugares de Juliaca asistieron fueron un total de 21 niños.  Aunque el mal clima de esos días había desanimado a varios padres enviar a sus niños.  Los que asistieron fueron un total de 21 niños divididos en cuatro grupos de colores.  Juntos los niños compartieron momentos de alabanza, oración, enseñanzas bíblicas con títeres y el cofre del tesoro, tiempo de juegos, fogatas y mucho más.

La lluvia acompañó todo el sábado había un frío intenso, pero para los niños todo era felicidades.  Por la mañana tuvimos la enseñanza de bíblica con una presentación de títeres junto al abuelo Jacinto y el amor de incondicional de Dios por sus hijos, luego juegos estaciones y un tiempo muy esperado fue la Kermés de manualidades los niños aprendieron a confeccionar un lindo cuadro con papeles de revista, una linda pulsera o una linda billetera con cajas de tetrapax. Los niños se apresuraron en aprender y hacer sus manualidades y llevar lindos recuerdos a sus hermanitos y padres que quedaron en casa.

El domingo el último día de campamente Dios nos regaló un día lleno de sol títeres y las enseñanzas de Zaqueo.  Una de nuestros niños de la Institución Jesús Maestro conoció más de nuestro mejor amigo y decidió ser de la familia de la fe.  Él cuando llegó al campamento no quería coger la Biblia ni cantar las alabanzas pero el domingo estaba muy contento era una nueva persona.  Lo invitamos a la Iglesia Solo Por Fe, y nos dijo que asistirá.

Luego gracias a nuestros amigos del PDFF tuvimos la actividad óptima buscando a nuestros consejeros los niños con sus manos atadas tenía que buscar y encontrar a sus consejeros.  Fue una práctica de trabajo en equipo.  Juntos unidos sí podía lograr un objetivo.

Luego de pasear por un hermoso zoológico que tiene Paraíso, los niños aprendieron a cuidar y amar a los animales y la naturaleza.

Agradecemos a Dios que en medio de su naturaleza nos regaló un tiempo precioso en Paraíso y con Dios y yo somos amigos.

josegilardi@hotmail.com

Fecha: Sep 19, 2015 Nro de Vistas: 103